¿Cómo saber si la medicina es mi vocación?

Si estás pensando estudiar la carrera de medicina, pero tienes ciertas dudas que te acechan y no te dejan en paz tales como si es la carrera correcta para ti, si tienes lo adecuado para cursarla o si tienes la vocación de la medicina. Pues ahora es el momento de salir de dudas y conocer realmente si tienes lo necesario para estudiar la carrera de medicina.


Algunas personas han pasado toda su vida queriendo convertirse en médicos, lo han soñado desde pequeños pero llegado el momento muchos se dieron cuenta que la medicina no era su vocación. ¿Cómo llegaron a esta difícil decisión? Pues examinando y conociéndose así mismos.

Mediante el auto-conocimiento podemos reconocer nuestras debilidades y fortalezas para afrontar los futuros retos que nos traerá una carrera profesional. Por ejemplo muchos han deseado convertirse en doctores, influenciados por terceras personas, la televisión, el cine, etc. Sin embargo conociéndose así mismos se dieron cuenta que en realidad lo que supuestamente querían era solo satisfacer a terceros (familiares, el novio, la novia, amigos, la sociedad, etc.) o inflar su orgullo y demostrar superioridad intelectual o social. Pero también muchos conociéndose a si mismos reafirmaron su compromiso y deseo de convertirse en futuros Médicos.

Entonces si tu te encuentras en esta situación y te preguntas ¿Cómo saber si la medicina es mi vocación?, déjame mostrarte algunos tips para que te conozcas mejor y descubras si la medicina es tu vocación.


¿Tienes lo que se necesita?

Aquí hay una lista básica de las cosas que se necesita para ser un médico:
  • Amor por el aprendizaje en general, y de la medicina en particular. La Carrera de Medicina requiere amplio conocimiento y habilidad sobre ciertas ciencias, no por nada todo médico primeramente empieza de lo general a ser un especialista.
  • Un fuerte deseo de ayudar a otros con su salud. La salud es un servicio personal, lo que menudo requiere largas horas y una gran cantidad de paciencia con los demás.
  • Capacidad de relacionarse con todo tipo de personas. Una persona cerrada será incapaz de ser un excelente médico, no podrá relacionarse con sus colegas y sobre todo afectará a sus pacientes. No por nada se dice que la medicina es un servicio que cubre las necesidades de las personas de todo tipo de culturas, credos, personalidades y apariencias.
  • Perseverancia en todo ámbito de la vida. Convertirse en un médico requiere mucho pero mucho compromiso y esfuerzo. Si eres una persona que se doblega fácilmente frente a circunstancias adversas, no serás un excelente médico. Y en realidad este hecho se aplica a todas las carrera habidas y por haber.

Si por lo menos cumples el 80% de la lista superior, es muy probable que puedes afrontar el reto de seguir la carrera de medicina.

Futuros desafíos.

Las habilidades, la pasión, los intereses, etc. Nos ayudan a descubrirnos y conocer si somos aptos para una determinada carrera. Sin embargo en este mundo comercial el costo y el esfuerzo que implica los cursos de Medicina, también influyen en la toma de decisiones de un postulante.
  • Costos elevados. Se debería tomar en cuenta los costos que te llevarían seguir una carrera médica, sin embargo este hecho no debería ser decisivo si ya lo tienes claro.
  • Muchos retos personales y emocionales. Los futuros médicos se enfrentan a muchos retos personales durante su camino: la concentración en sus estudios, la disciplina y organización, enormes responsabilidades y preocupaciones por la mala praxis, etc.
  • La formación de la carrera conlleva mucho tiempo. Por lo general, dependiendo de cada país se requiere: 4 años de estudios, otros 4 años de residencia y así sucesivamente.

Los puntos anteriores pueden comenzar a sonar algo desalentador, sobre todo si no cumples con lo que se necesita para ser médico. En este punto debes de ser sincero contigo mismo y hacer un balance sobre qué pesa más en ti, estos pueden ser algunos escenarios posibles:
  • Si crees que tienes lo suficiente para ser médico pero te atemorizan los futuros desafíos, entonces no deberías estudiar medicina. En el mundo existen montón de personas talentosas y sin éxito, el talento no sirve mucho si no se lo acompaña de perseverancia y compromiso consigo mismo para afrontar los futuros desafíos.
  • Si crees vencer los futuros desafíos y además tienes lo que se necesita para la medicina, entonces sin dudarlo deberías seguir y vivir la experiencia de la carrera.
  • Si crees que no tienes lo necesario y además te intimida los desafíos, es hora de que busques otro rumbo y carrera, recuerda que no tiene nada de malo darse cuenta que uno no es bueno para algo, ya que en realidad todos en este mundo somos buenos para algo, solo hay que buscarlo. 
Recuerda que estos tips solo intentan ayudarte a saber si la medicina es lo tuyo, no es algo definitivo como una pastilla mágica que lo aclara todo instantáneamente, pero en la experiencia muchas personas salieron de dudas con el simple hecho de conocerse así mismos y esperamos que éste sea tu caso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada